Las noticias sobre luchas y conflictos en África, Asia, y Latinoamérica no siempre son fáciles de encontrar.  Una huelga general en India no se ve en la prensa corporativa, tampoco el asesinato de un militante de derechos civiles en América Central o las noticias que son de gran interés humanitario para organizaciones multilaterales tales como las agencias de las Naciones Unidas.

Mientras los intereses de la ideología corporativa hacen que los medios de comunicación mundiales se vuelvan cada vez más homogéneos, las noticias sobre el pueblo en todas partes del mundo se desaparecen cada vez más. Existe muy poca información básica, por ejemplo, sobre el hambre y las luchas para alimentar al pueblo. No nos interesan sólo los conflictos y el sufrimiento, estamos igualmente interesados en las luchas populares para enfrentar estos grandes desafíos.

Desde el Tricontinental vamos a enviar un boletín semanal, una nota con información seleccionada sobre una parte del mundo, que ofrecerá una mirada acerca de las luchas y conflictos de nuestro tiempo. El boletín estará disponible por subscripción gratuita.

Para informarse más sobre el boletín, o para enviarnos asuntos que consideran que deberíamos cubrir, por favor contáctenos a [email protected]. No prometemos emplear cada una de sus sugerencias, pero todas son bienvenidas. Si tienen objeciones  respecto a lo que publicamos, por favor avísennos. Es posible que publiquemos su crítica conforme nuestro mandato de estimular el debate.


A lo largo de Centroamérica y México, caravanas de seres humanos caminan hacia la frontera con Estados Unidos. Cada una de estas caravanas viene con la determinación de huir de lugares devastados por el cambio climático, los acuerdos comerciales adversos y una larga y continua historia de desestabilización política por la intervención de Estados Unidos. Su hogar se ha convertido en la boca de un tiburón. Pero son sólo las personas las que se ven frenadas por las fronteras. Capitales y armas se escabullen de los guardias fronterizos sin problemas. Tampoco existen fronteras para la vida silvestre, cuyo hábitat está siendo, con certeza, arrebatado rápidamente.


Este es el momento para que pruebe la teoría de desconexión, el concepto que usted aprendió de Samir Amin. Desconectarse no es romper con el mundo y aislarse. El aislamiento no es posible. Si rompe con el ajuste unilateral, será derrocado por un golpe de Estado o una intervención militar en nombre de salvar civiles o su país estará bajo sanciones y embargos por décadas. Usted no quiere aislarse. Usted es internacionalista. Desconectarse significa luchar por un marco alternativo para sus relaciones con el mundo, forzar a los otros a ajustarse a las necesidades de la clase trabajadora y del campesinado en su país y en otros países. Desconectarse, usted lee en Samir Amin, significa: «modificar las condiciones de la globalización». Por más lea nuestro boletín.


En Palestina, la extraordinaria valentía del pueblo expone la ocupación israelí y la “fuerza excesiva, desproporcionada e indiscriminada” utilizada contra ellxs. También se necesita resiliencia en Brasil, ya que los resultados potenciales de la elección del domingo amenazan con exterminar los derechos democráticos y sociales y avivar la oleada continua de violencia contra lxs pobres y los movimientos populares. Las amenazas contra quienes se atreven a hablar son claras, pero también lo es la extraordinaria valentía de la gente común que lucha por un futuro mejor. Por más, lea nuestro boletín. 


Estados Unidos rechaza congelar la venta de armas a Arabia Saudita a pesar del bombardeo de ese país a Yemen y el reciente asesinato del periodista Jamal Khashoggi. La moralidad no juega ningún papel aquí. La amenaza de un gobierno autoritario se cierne sobre Brasil con el ultraderechista Bolsonaro liderando las encuestas. A medida que los proyectos de la burguesía intentan barrer el globo, también están presentes los proyectos del pueblo, liderados por la valentía y resistencia de movimientos como #EleNão #ElNo en Brasil y Abahlali baseMjondolo en Sudáfrica. Para más información, lea nuestro boletín.


En 1992, Fidel Castro advirtió que “mañana será demasiado tarde para hacer lo que debíamos haber hecho hace mucho tiempo”, hablando del capitalismo impulsado por el carbono y el imperativo de avanzar hacia un sistema socialista ecológico. Vemos esto más que nunca hoy. En Puerto Rico, EE. UU. descuidó los preparativos para el huracán María y la ayuda posterior a la gente. Estaba más interesado en sacar provecho del desastre que en preservar las vidas de lxs afectadxs. Mientras tanto, en Cuba y Kerala, donde la preparación fue mucho más sofisticada y la recuperación, a pesar de la falta de recursos, mucho más rápida; los gobiernos de izquierda nos muestran cómo una sociedad socialista aborda eventos extremos provocados por el cambio climático. A medida que aumenta el nivel del mar y se avecina el cambio climático, modelos como estos cuentan una historia potente, una historia inspiradora, seguro, pero también una historia que enseña cómo un gobierno de izquierda puede tomar medidas ahora para mitigar los peligros del cambio climático. Para más información, lean nuestro boletín.