Besando a la muerte, Ali Arkady, Mosul 2016

Estimados amigos y amigas

Saludos desde las oficinas del Instituto Tricontinental de Investigación Social.

Hace 16 años esta semana, Estados Unidos comenzó una nueva fase en su guerra contra Irak. Vale la pena recordar el bombardeo masivo llamado «Choque y pavor»  que comenzó en el complejo de Dora Farms, en las afueras de Bagdad. Los organismos de inteligencia de Estados Unidos pensaron que el presidente iraquí, Sadam Hussein, estaba visitando a sus hijos Uday y Qusay en la granja. Cuatro bombas, cada una de 500 kilos fueron lanzadas por aviones mientras que 40 misiles crucero Tomahawk fueron disparados a la granja desde cuatro buques de guerra estadounidenses. Todas estas armas fueron fabricadas por Raytheon, uno de los mayores traficantes de armas del mundo (sus ingresos líquidos en 2017 fueron 25.000 millones de dólares).

Sadam Hussein no había visitado la granja desde 1995. No estaba allí esa noche. De acuerdo con la Cruz Roja Internacional, las bombas causaron la muerte de un civil y dejaron otras 14 personas heridas, entre ellas un niño. El Secretario de Defensa de los Estados Unidos, Donald Rumsfeld, no se disculpó por este temprano “error”. «Hay que tener en cuenta las realidades que se encuentran en el mundo», dijo irónicamente. «Y no hacerlo sería un terrible error». En otras palabras, valió la pena bombardear y matar civiles sobre la base de análisis de inteligencia defectuosos.

TBT: Layla al-Attar

El desprecio de las vidas humanas por parte de las potencias dominantes en lugares como Irak tiene una larga historia. Se remonta cien años. En medio de la carnicería está el ataque con misiles estadounidenses contra Bagdad el 27 de junio de 1993, que mató a la artista iraquí, directora del Centro de Arte Nacional, Layla al-Attar. No había razón para matar a esta artista pionera, así como no había razón para matar a tantos millones de iraquís y destruir las vidas de millones más (incluida la de la hija de Layla, Rema, quien perdió un ojo por el ataque estadounidense.

Entre los asesinados por el inmenso poder de Estados Unidos están los empleados de Reuters Namir Noor-Eldeen y Saeed Chmagh. Les dispararon desde helicópteros Apache. Estados Unidos negó su participación en este asesinato hasta que Chelsea Manning publicó el video que aclaraba los hechos.

El gobierno de los Estados Unidos detuvo a Chelsea Manning el 8 de marzo simplemente porque no quiso revelar nada más sobre la filtración del material. «No obedeceré», dijo con valentía.

Los recuerdos de la Guerra de Estados Unidos contra Irak perduran. Y sin embargo, como escribe en el poeta Duniya Mikhail en Noches Iraquíes, «En Irak, después de mil y una noches, alguien hablará con alguien más». No se puede permitir que la guerra defina a Irak, ya que los iraquíes quieren construir un mundo más allá de las guerras que han destruido tantas vidas. «Los pollos en las aldeas no picotearán carne humana en la hierba», escribe Mikhail sobre su esperanza de que Irak supere su sufrimiento.

El amanecer será el mismo

para quienes despiertan

y para quienes nunca lo harán

y cada momento

algo común y corriente

sucederá

bajo el sol

Pero no se permite nada común y corriente en Irak. El gobierno de Estados Unidos continúa amenazándolos: disuelvan las milicias, no compren petróleo iraní, detengan el flujo de mercancías de Irak a Siria. Hagan esto, hagan lo otro. Es la arrogancia del imperialismo, sus exigencias sin fin para que otros países se comporten de una manera determinada.

Irak no puede permitirse ser la marioneta de Estados Unidos. Tiene su propia historia y su propia geografía. Esta semana, jefes de defensa de Irán (Mohammed Baqeri), Irak (Othman al-Ghanimi) y Siria (Ali Abdullah Ayyoub) se reunieron en Damasco (Siria) para considerar lo que la salida de Estados Unidos de Siria significará para la región. Irak ha abierto el paso fronterizo de al-Qaim para permitir la entrada de mercancías – incluyendo mercancías iraníes – a Siria. Esto forma parte vital de los planes de Irán para la reconstrucción de Siria. El hecho de que Irak se niegue a dejar de comprar petróleo iraní ha significado que el gobierno estadounidense se vea obligado, para salvar las apariencias, a ofrecer a Irak otra exención para eludir las sanciones de Estados Unidos contra Irán. El presidente iraní, Hassan Rouhani, fue a Irak para hacer planes para la construcción de una conexión ferroviaria que irá desde el paso fronterizo Shalamcheh en Irán, a través de Irak, hasta el puerto sirio de Latakia. Esto forma parte del sector iraní de la iniciativa china de «Nueva Ruta de la Seda»

Cao Fei, Housebreaker, 2004

La guerra de Estados Unidos contra Irak en 2003 comenzó en un momento en que los Estados Unidos parecía ser inexpugnable, el país más poderoso del mundo. El atolladero en Afganistán e Irak, así como la crisis económica general de 2007-08 ha debilitado el poder de Estados Unidos. El ascenso de Donald Trump a la presidencia de ese país y su ataque a las instituciones multilaterales lo ha puesto más aún en un curso de aislamiento o al menos ha amortiguado lo que parecía ser su poder abrumador sobre los asuntos mundiales.

La desobediencia a las posiciones de Estados Unidos parece estar en alza. Turquía, un aliado de Estados Unidos en la OTAN, se ha negado a renunciar su sistema de misiles S-400 ruso. La indiferencia de Turquía hacia las demandas estadounidenses no es una señal de que el gobierno de Turquía haya cambiado en lo más mínimo su orientación de extrema derecha, simplemente es una señal de la decadente autoridad estadounidense (tanto más interesante si se tiene en cuenta los profundos problemas económicos de Turquía, como plantea E. Ahmet Tonak del Instituto Tricontinental de Investigación Social). Italia, miembro de la Unión Europea y del G7, no solo abrirá sus puertos a la iniciativa china de la Nueva Ruta de la Seda, – incluido el puerto de Génova – sino que desarrollará puertos con China Communications Construction y COSCO, ambas empresas estatales. El miedo al control chino de los puertos del Mediterráneo (también tienen un proyecto en Grecia) han disparado las alarmas en Europa. Los europeos están muy dispuestos a meterse en todo el mundo, pero se incomodan cuando se invierten las cosas.

Rusia y China no solo han impulsado una agenda a través de Eurasia y en África, sino que ahora están buscando ser mucho más activos en Sudamérica. Tampoco son extraños en el continente, ya que China ha sido un comprador importante de commodities de la región durante la última década. En los últimos años, China ha invertido en proyectos energéticos en Ecuador y México, así como en proyectos de carreteras y ferrocarriles en Perú y Bolivia. Es a partir de esta motivación, y no de una específicamente política que China y Rusia han surgido como socios económicos importantes para Venezuela. Le han prestado miles de millones de dólares y esta semana el gobierno venezolano ha dicho que dependerá de las compras de petróleo de China y Rusia.

Dos de los principales importadores de petróleo venezolano, Estados Unidos y la India, no lo van a comprar más. Los buques petroleros se trasladarán a China y a Rusia (como muestro en mi columna) y es por decisiones de Beijing y de Moscú que se desarrollarán los acontecimientos: «Ni China ni Rusia están dispuestos a ver a los Estados Unidos derrocar al gobierno de Venezuela. Ambos tienen intereses comerciales en el país. Ambos también buscan profundizar un orden global más diversificado, en el cual los Estados Unidos ya no son vistos como la policía viable. La prueba de su grado de compromiso con la multipolaridad estará en como China y Rusia mantienen la línea respecto al intento de Estados Unidos de exprimir a Irán y a Venezuela.»

Mientras tanto, Trump se reunió con su mellizo brasilero, Jair Bolsonaro, en Washington y le sugirió que Brasil podría entrar en la OTAN (Bolsonaro como signo de su entreguismo ha cedido la Base Espacial de Alcántara de Brasil para lanzamiento de satélites estadounidenses. Bajo esta retórica, se evidencia otra realidad. Desde 2009, China es el principal socio comercial de Brasil. El comercio chino con Brasil (102.000 millones de dólares) es ahora el doble del comercio de los Estados Unidos con Brasil (57.000 millones de dólares). Esto no es necesariamente bueno para Brasil, que se ha posicionado como proveedor de materias primas para China (y está ahora listo, como decimos en nuestro último dossier, a explotar la Amazonía hasta más allá de sus límites). Pero esta es, sin embargo, la realidad de la economía brasileña actual. Bolsonaro puede decir lo que quiera en la Casa Blanca, cuando regresa a Brasil, tiene que tratar con los chinos.

Venezuela ha apostado por el cambio de un orden mundial unipolar a uno multipolar. Mirar de cerca los acontecimientos es esencial porque nos dirán cuanto se ha movido la brújula desde la dominación de los temas del mundo por parte de los Estados Unidos hacia una fragmentación del poder. Pero esta fragmentación, esta multipolaridad no surgirá lo suficientemente rápido. Tomará tiempo. Esto es algo que los nuevos experimentos sociales no tienen. Se los ataca antes de que puedan respirar. Esta es mi evaluación de experimento socialista en Venezuela. No ha tenido el tiempo suficiente para superar las adversidades de su pasado oligárquico y colonial. El pueblo venezolano tiene que luchar no solo para defender su revolución, sino también para sobreponerse a las cargas del pasado (como la falta de diversidad económica, impuesta por la vieja oligarquía). Este fue el tema de una entrevista que di en Caracas a comienzos de mes.

Parlamento de mujeres en Kannur, Kerala, en apoyo al Frente Democrático de Izquierda, 12 de marzo de 2019

India va a las urnas el mes que viene. Cientos de millones de personas harán cola para votar. Nate Singham del Instituto Tricontinental de Investigación Social entrevistó a nuestro integrante principal P. Sainath sobre el papel de las organizaciones de campesinos y trabajadores agrícolas en las elecciones. Las organizaciones de mujeres han publicado una carta de reivindicaciones para los partidos políticos. Rechazan el mundo de pobreza y la violencia. Rechazan el estilo del FMI de «empoderamiento de las mujeres», como analiza Tanya Rawal-Jindia del Instituto Tricontinental de Investigación Social. Quieren acabar con el «pesadillesco régimen de violencia, miedo, hambre y desempleo». Quieren que el amanecer sea igual para aquellas personas que están despiertas y para las que pronto despertarán.

Cordialmente,

Vijay