English Português Français Русский

LulaRicardo Stuckert, 7 de abril de 2018

Estimadxs amigos y amigas,

Saludos desde las oficinas del Instituto Tricontinental de Investigación Social.

“Por la humanidad, compañeros”, escribe Frantz Fanon al final de su monumental Los condenados de la tierra, “hay que cambiar de piel, desarrollar un pensamiento nuevo, tratar de crear un hombre nuevo”. Las terribles desigualdades en nuestro mundo mantienen a la humanidad dividida. Tenemos tan pocos conceptos que nos guíen en nuestro gran deseo para superar esas divisiones, tan pocas hojas de ruta para nuestra lucha para crear una nueva sociedad. Está la rigidez de la cultura y la crueldad del capitalismo, sin duda, pero también está flagrante la colusión de los poderosos para bloquear el avance de la historia.

Durante el último fin de semana, The Intercept publicó pruebas definitivas de dicha colusión. El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue arrestado como parte de la operación Lava Jato por presunta corrupción y por lo tanto fue excluido de presentarse como candidato en las elecciones presidenciales de 2018. Una serie de documentos —archivos internos y conversaciones privadas— prueban que el juez instructor Sérgio Moro discutió el caso con el fiscal coordinador Deltan Dallagnol, a quien Moro aconsejó sobre cómo proceder con el caso. Además, y esto es realmente impactante, los fiscales del caso Lava Jato conspiraron para utilizar la investigación para perjudicar la campaña del Partido de los Trabajadores (PT) en las elecciones de 2018. El juez Moro, quien condenó a Lula mediante una investigación corrupta, es ahora el Ministro de Justicia en el gabinete del actual presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. Los abogados de Lula han señalado que usarán estas revelaciones en una presentación al Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. No es de extrañar que #MoroCriminoso (#MoroCriminal) se haya vuelto viral en Brasil. Actualmente hay un llamado a que Moro renuncie.

Hoy en día es difícil quedar conmocionado. Uno se ha acostumbrado tanto a este tipo de comportamiento. Sí, dices mientras te encoges de hombros, eso es lo que pasa. Este cinismo erosiona la obligación de la gente a exigir que sus instituciones estén a la altura de sus propios valores. Si no estás enojado por estas revelaciones, independientemente de tu orientación política, entonces la cultura democrática se empobrece aún más. Serás absorbido por la sonrisa torcida de los poderosos que están protegidos por el desentendimiento de las masas.

Ex Embajador de Estados Unidos en Ecuador Todd C. Chapman a Xavier Reyes, El Universo, 9 de junio de 2019

La colusión no se da solamente entre las ramas del gobierno en un país. También ocurre a través de las fronteras. Al salir de Ecuador, el embajador saliente Todd Chapman dio una entrevista  a uno de los principales periódicos del país. Le preguntaron sobre la presión de Estados Unidos sobre Ecuador para que Julian Assange saliera de su embajada en Londres. Chapman ignoró la pregunta. Pero cuando le preguntaron sobre el desarrollador de software y defensor de los derechos humanos, Ola Bini, quien ya lleva dos meses en una prisión en Ecuador, dijo algo bastante fascinante. El periodista —Xavier Reyes— le preguntó a Chapman si agentes del FBI habían colaborado con los funcionarios ecuatorianos en el caso de Ola Bini. Ahora está claro que las pertenencias de Ola —incluyendo computadores— habían sido enviados a EE.UU. para ser analizados. Chapman respondió enigmáticamente: “Cuando recibimos pedidos para ayudar, ayudamos”. Los llamados al FBI han quedado sin respuesta. Si no está siguiendo este caso de cerca, por favor lea mi columna sobre la detención de Ola y visite la página Free Ola para estar al tanto de la situación.

Mientras tanto, el Ministro del Interior del Reino Unido, Sajid Javid, firmó las órdenes de extradición de Julian Assange.

Como escribió nuestro amigo Eduardo Galeano, “la indignación debe ser siempre la respuesta a la indignidad”
Aquí no hay espacio para el cinismo. Un inocente defensor de los derechos humanos está en la cárcel. Nos necesita para ampliar el espacio de la democracia.

Zarmena Waziri, 2019.

Zarmena Waziri también te necesita para expandir el espacio de la democracia. Es una feminista afgana de 72 años que sufre de demencia avanzada. Zarmena vive con su familia a las afueras de Aarhus (Dinamarca). A lo largo de su vida, Zarmena ha luchado por construir un mundo humano en su provincia nativa de Helmand, Afganistán, haciendo diversas cosas, como postularse al parlamento y dirigir una escuela de niñas. Zarmena Waziri no estaba sola. En 1964, Anahita Ratebzad y sus compañeras formaron la Asociación Democrática de Mujeres Afganas, una plataforma importante para feministas y socialistas que luchaban contra el patriarcado y el capitalismo. En 1978, Ratebzad fue nombrada Ministra de Asuntos Sociales en el gobierno de izquierda. En ese momento, escribió “Los privilegios que, por derecho, las mujeres deben tener son igualdad en  educación, seguridad laboral, servicios de salud, y tiempo libre para criar a una generación saludable para construir el futuro del país. Educar e ilustrar a las mujeres es ahora un tema de gran relevancia para el gobierno”. Mujeres como Zarmena y Anahita no pidieron permiso para construir un mundo más allá del patriarcado.

El antiguo gobierno de derecha de Dinamarca quiere deportar a Zarmena Waziri. El único familiar cercano que tiene en Afganistán es su sobrino, quien es un miembro del Talibán. El actual gobierno de Dinamarca, más liberal, está dirigido por políticos que son tan duros como los de derecha cuando se trata de inmigración. Ven a Zarmena Waziri como un problema.

Es necesario decir que el ejército danés operó en Helmand, la provincia de Zarmena. Fue la guerra de la OTAN la que desplazó a Zarmena y es un miembro fundador de la OTAN quien quiere deportarla. Mientras tanto, la guerra de la OTAN está iniciando su fin con los diálogos de paz en curso en Doha y Moscú. Los miembros de la OTAN parecen haber decidido que es aceptable que el Talibán regrese al poder en Kabul (para más información, por favor lea mi columna). Los poderosos —la OTAN y el Talibán— están felices de discutir sobre los botines de la guerra, mientras feministas como Zarmena Waziri son lanzadas a los lobos. No hay lugar para el cinismo cuando se trata de la vida de personas como Zarmena Waziri (y la difunta Anahita Ratebzad).

Dillon Marsh, Mina O’okiep Oeste, 284.000 toneladas de cobre, 2014

A veces las cosas feas se quedan en la superficie. J. Paul Getty, el magnate del petróleo, dijo en un giro de la Biblia: “Los humildes heredarán la tierra, pero no los derechos sobre sus minerales”. ¿Cuán raramente dirigimos nuestra atención a aquellas pocas empresas y aún menos individuos que se han apoderado de las riquezas de la tierra y que envían a personas a sus entrañas por poco dinero para traerles sus joyas? En el Instituto Tricontinental de Investigación Social hemos estado intentando entender mejor el mundo de la minería: publicamos una entrevista con Gyekye Tanoh de la Red del Tercer Mundo (África) sobre el saqueo y unos apuntes sobre las compañías mineras canadienses. Nuestro equipo de investigadores ha estado trabajando para entender el proceso de producción minera, así como la metodología a través de la cual un puñado de empresas multinacionales devoran la “riqueza de la tierra”, para tomar prestadas las palabras del poeta uruguayo Eduardo Galeano.

Nuestro investigador Nate Singham publicó un informe muy útil sobre el incremento de la minería, el aumento de la riqueza y la destrucción de los cuerpos de los mineros y del medioambiente alrededor de las minas. Zambia aparece en el foco aquí, un país con grandes yacimientos de cobre y en el que, aún así, el 60% de su población lucha con la pobreza. Este informe es un documento preliminar. Tendremos un texto más largo sobre este trabajo en los próximos meses.

Edilberto Jiménez Quispe, Carnaval Ayacuchano.

Nuestro último dossier es sobre la guerra híbrida en curso en América Latina, con énfasis en Venezuela. En el se exponen claramente los mecanismos usados para dominar a la población sin quitar lo que progresivamente se ha ido convirtiendo en una fachada democrática. La oligarquía en Brasil usó la ley para encarcelar a Lula y sabotear las elecciones de 2018. Tras bambalinas, los abogados y jueces se coludieron para socavar la “democracia”. Esto es lo que llamamos guerra jurídica o lawfare, un tema que discutimos en profundidad en nuestro quinto dossier “Lula y la batalla por democracia en Brasil”. Los llamados abiertos para derrocar al gobierno de Venezuela no se hacen necesariamente en el lenguaje de un golpe militar (aunque también hay de este tipo), sino que también a través de la selección de un gobierno paralelo. Para más información sobre nuestro dossier, lean por favor el informe de nuestra coordinadora Celina della Croce.

“Hay que cambiar de piel”, escribe Fanon. Eso requiere acción, cambiar. Pero para cambiar, uno tiene que tener un “pensamiento nuevo”. El cinismo aparece cuando el pensamiento viejo ya no es creíble, cuando todo parece desesperanzador. La desesperanza es el peor tipo de rendición. Enojémonos porque Lula y Ola están en la cárcel, porque Zarmena Waziri será deportada a los brazos del Talibán, porque las compañías mineras destruyen el planeta y truncan los sueños de los mineros, y porque el experimento de Venezuela está bajo la grave amenaza de una guerra híbrida. Enojarse es abrir la puerta a un pensamiento nuevo y a un futuro nuevo, a cambiar de piel.

Cordialmente, Vijay.

PS: nuestra diseñadora principal, Tings Chak, estará en el Malaysian Design Archive (Kuala Lumpur) para hablar sobre El arte de la revolución será internacionalista, basado en nuestro dossier 15. Si eres de Malasia, por favor asiste.