Estimados amigos y amigas

Saludos desde las oficinas del Instituto Tricontinental de Investigación Social.

Sadako Kurihara, una poetisa japonesa, sobrevivió a la explosión de la bomba atómica en Hiroshima. Unos meses después, en marzo de 1946, publicó su poema más conocido: Umashimenkana [Trayendo una nueva vida]. El poema es acerca de encontrarse en el sótano de un edificio destruido, el olor a sangre, la cercanía de personas sudorosas. En medio de todo eso, una mujer comienza su labor de parto. No había luz ni fósforos. Pero, aún en la oscuridad, la gente comenzó a ofrecerse como voluntaria para ayudar. Una mujer, que un segundo antes gemía, se adelantó diciendo que era partera. Ayudó al niño a nacer y luego murió, justo antes del amanecer. El poema de Kurihara termina con una exhortación:

¡Seamos parteras!

¡Seamos parteras!

Incluso si damos nuestras vidas por hacerlo.

Dos terribles incidentes en los últimos diez días: el bombardeo saudí de un autobús escolar en Yemen que mató a 50 niñxs y un ataque suicida de ISIS en un aula de clases en Afganistán que asesinó a 48 niños. La inclemencia gobierna estos incidentes, ambos estremecedores, pero luego vistos como normales. El primero, en Yemen, tuvo lugar al norte del país, en una provincia que limita con Arabia Saudita. Mi reportaje sobre ese bombardeo termina así: «Esta es la hora en la que mueren lxs niñxs. Esta es la hora en que lxs adultxs les fallan, la hora de los bombardeos y las negociaciones imposibles.» Las bombas llegaron desde Garland (estado de Tejas, EE. UU.), y Estados Unidos ha impedido una investigación independiente de lo que sin duda es un crimen de guerra.

Quienes conocen Kabul, conocen Dasht-i Barcha, una zona de esperanza para el gran número de refugiadxs que han huido a la ciudad desde el peligroso campo, como señalo en mi reportaje. El vecindario estaba en su mayoría poblado por hazaras de la zona occidental del país. El ataque -de ISIS- fue dirigido a los hazaras porque son chiitas. 

Tanto el ataque en Yemen como el de Afganistán forman parte de una guerra de larga duración que Arabia Saudita ha organizado desde el Mediterráneo hasta las montañas Hindú Kush contra lo que considera intereses iraníes. Se espera que Arabia Saudita e Irán se encuentren pronto y hagan una gran negociación histórica. Sean cuales fueren los méritos de la disputa, el impacto destructivo del conflicto es demasiado grande para la región.

En ambos sitios bombardeados, mochilas escolares yacían esparcidas. Son un símbolo tan conmovedor de la niñez. La ilustración de arriba es obra de la artista yemení Wafa Ashlami, que se enfocó en las mochilas de UNICEF que lxs niñxs usaban. 

El reportaje principal en New Frame el día de su lanzamiento, esta semana, es sobre la masacre de Marikana (Sudáfrica). Hace seis años los mineros hicieron una huelga solo para enfrentar la dureza de las armas del gobierno. Esta es una dolorosa historia de muerte y desolación, de un pueblo que no ve salida para su desesperación. Es difícil en estos días ser leve sobre el futuro. La muerte de niñxs en Yemen y Afganistán, la muerte de mineros en África del Sur, qué respuestas sencillas se pueden dar ante realidades como esas. 

En su ensayo, Richard Pithouse, el editor de New Frame (un nuevo proyecto mediático con sede en Johannesburgo, Sudáfrica), expone la serie del dolor en Sudáfrica hoy: la violencia contra los trabajadores y las mujeres, la actitud poco hospitalaria hacia los inmigrantes y los sin techo, el enorme desempleo y la desesperación de la juventud. Pero entonces, Richard menciona una cita sorprendente de Franz Fanon para decir que vivimos en una «sociedad no viable, que necesita ser reemplazada». Es una frase de la carta de renuncia de Fanon a su trabajo como psiquiatra en Blida-Joinville (Argelia) en 1956. El estaba dejando su puesto para unirse a la línea del frente de la lucha del Frente de Liberación Nacional. ¿Por qué tratar a una sociedad que no es tratable? ¿Por qué no fundar un nuevo orden social? Ese era el estándar de Fanon. Es lo que New Frame propone, un periodismo del pueblo, uno que, como Fanon continúa diciendo en esa carta, no se esconda tras el aparataje del buen comportamiento. «Aquí no prevalece la moralidad profesional, la solidaridad de clase [con los gobernantes], ni el deseo de lavar los trapos sucios en casa. Ninguna mistificación pseudo-nacional encuentra favor ante las exigencias de la razón». Este será un periodismo arraigado en las exigencias de la razón.

La foto inicial es del equipo de New Frame. ¡Buena suerte para ellxs!

La foto encima es de Thomas Sankara (1949-1987), el presidente de Burkina Faso, encontrándose con el marxista egipcio Samir Amin (1931-2018). Sankara era, en muchos sentidos, el heredero de Fanon, un líder esclarecido de su pueblo que entendía el poder del imperialismo. Sankara quería, con urgencia, construir una nueva sociedad, la que el pueblo burkinés merecía después de un siglo o más de mendacidad colonial. Cuando Sankara fue a Naciones Unidas en 1984, habló poéticamente del futuro posible: 

He venido a pedirles a cada unx de ustedes que unamos nuestros esfuerzos para que cese la arrogancia de lxs que están equivocadxs, para que el triste espectáculo lxs niñxs que mueren de hambre desaparezca, de modo que la ignorancia desaparezca, para que triunfe la legítima rebelión de los pueblos, para que el ruido de las armas se silencie… 

Tales esperanzas a menudo son sometidas por disparos. 

Samir Amin visitó a Sankara porque compartía las esperanzas del líder y porque había tenido ya una larga carrera en la región africana de Sahel como analista y militante. El domingo pasado, Samir Amin murió. Fue un duro golpe para muchxs de nosotrxs que habíamos sido guiadxs por el en el curso de las últimas décadas (mi obituario está en The Hindu). La evaluación de Samir sobre el desarrollo de los países subdesarrollados del Tercer Mundo sigue siendo pertinente hoy, su entramado conceptual aún necesita debate y discusión. ¿Por qué un país como Burkina Faso, rico en oro y manganeso, se encuentra en una situación tan desesperada? Las explicaciones que culpan a su pueblo son inadecuadas. Samir abrió una importante línea de debate sobre comercio internacional y su relación con la lucha de clases.

Prabhat Patnaik, cuya entrevista sobre las guerras comerciales forma la base del dossier del Instituto Tricontinental de Investigación Social de este mes, escribe en su obituario sobre el proyecto de Samir. La clave aquí es la súper explotación de la periferia. Estos son temas importantes que serán desarrollados en los Cuadernos de Formación Política que están siendo producidos por el Instituto Tricontinental de Investigación Social. El primero es una larga entrevista con Samir Amin realizada por nuestros dos compañeros Jipson John y Jitheesh PM, y el segundo es un documento acerca de la nueva literatura sobre el imperialismo, producido por un equipo compuesto por Ahmet Tonak, Tatiana Berringer y Lucia Pradella. Por favor, estén atentos a estos dos textos. 

Los nuevos mundos no aparecen de la nada. Hay que luchar por ellos y construirlos. P. Sainath, miembro principal del Instituto Tricontinental de Investigación Social acaba de publicar una reseña brillante sobre Hausabai Patil (ahora con 91 años). Hausabai tomó las armas en India en 1940 para luchar contra el colonialismo británico, uniéndose a su legendario padre, Nana Patil, el líder del Prati Sarkar, un gobierno paralelo establecido en el distrito de Satara, en el estado de Maharashtra, durante la lucha por la independencia. Esta historia forma parte de una serie de Sainath que documenta las vidas de estxs valientes, pero a menudo desconocidxs, luchadores por la libertad (serán recopiladas en un libro de LeftWord Books el próximo año). La historia termina maravillosamente. El equipo de entrevistadores está listo para partir. Ella pregunta «¿y ahora me llevan con ustedes?» Cuando ellxs le preguntan a dónde, ella responde: «a trabajar con ustedes». Este es el espíritu humano, indoblegable. 

Indoblegable es también el pueblo de Brasil, que marchó por cientos de kilómetros para inscribir a su candidato, Lula, para las elecciones presidenciales de octubre. Llegaron en oleadas a Brasilia, para luchar directamente contra el golpe judicial y expresar sus puntos de vista. En la foto, cuatro personas que están liderando esta ola de descontento a favor de Lula y contra el golpe «suave», cada uno haciendo una L por Lula: (desde la derecha), el ex alcalde de São Paulo, Fernando Haddad, quien será el compañero de fórmula de Lula; Dilma Rousseff, la ex presidenta de Brasil; Gleisi Hoffmann, la presidenta del Partido de los Trabajadores y Manuela D’Avila, abogada, diputada federal y líder del Partido Comunista de Brasil (PCdoB), quien será la candidata a la vicepresidencia si a Lula le impiden participar en las elecciones. Para comprender el contexto completo de la historia, pueden leer la columna de João Pedro Stédile del Movimiento de Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) sobre la situación actual publicada en español en Brasil de Fato.

Finalmente, hay una terrible crisis en marcha en el estado indio de Kerala. Las inundaciones se extienden por todo el estado, matando y desplazando personas. La situación es muy grave. Subin Dennis, investigador de la oficina en Nueva Delhi del Instituto Tricontinental de Investigación Social ha reunido en una nota los datos sobre el volumen de precipitaciones y finaliza con la dirección para donar dinero para lo que será una recuperación muy costosa. El gobierno de Kerala ha creado un sitio web, que también es muy útil. Por favor, hagan su parte. 

La imagen de la semana del Instituto Tricontinental de Investigación Social (abajo) es de Ruth First (1949-1982), revolucionaria sudafricana, periodista y activista contra el apartheid. Exiliada de su tierra natal, escribió trabajos importantes sobre África, desde un libro sobre Libia hasta el mejor libro sobre los golpes de estado en el continente, así como un clásico sobre el encarcelamiento (117 días). «Los políticos son hombres que compiten entre sí por el poder», escribió Ruth en 1969, «no hombres que usan el poder para enfrentar los problemas de su país». Fue asesinada por la Policía de Sudáfrica en su oficina en Mozambique el 17 de agosto. El archivo con sus escritos está ahora en línea. Sankara, Amin, First, fueron todas personas que se levantaron en la oscuridad, intentaron dar a luz a una nueva sociedad y después nos dejaron para que continuemos la lucha. ¡Seamos parteras! ¡Seamos parteras!

Cordialmente,

Vijay

P.D. Pueden encontrar todos los boletines anteriores en nuestro sitio web, así como nuestros dossiers, documentos de trabajo y otros materiales. Si quieren recibir este boletín en francés, inglés o portugués, hágannoslo saber. Para suscribirse al boletín, visiten nuestro sitio web.

<Francés> Pour lire en français, cliquez ici

< Portugués> Leia em Português aqui