Estimados amigos y amigas

Saludos desde las oficinas del Instituto Tricontinental de Investigación Social.

Estoy almorzando un jueves (30 de agosto) con el equipo de nuestra oficina de Buenos Aires. Hay una pantalla de televisión arriba de nosotros. El comentario está fijado sobre el tipo de cambio que cae rápidamente. Ayer, la tasa de cambio era de 31 pesos argentinos por 1 dólar. La tasa hoy es 40 pesos por dólar. Escribir estos números ya es irrelevante, quién sabe cual será la tasa en el momento en que lean este boletín. Por todo Buenos Aires y La Plata hay grafitis airados contra el gobierno de Mauricio Macri. Aquí hay ira, pero también agotamiento. Anoche vimos una manifestación de estudiantes en la Universidad de La Plata. Se habían movilizado para defender la educación, en particular para apoyar a los profesores que iban a tomar las calles de Buenos Aires al día siguiente. La protesta de los profesores se transformó rápidamente, mientras el peso caía frente al dólar, en una manifestación general contra el gobierno.

Argentina, India, Turquía, cada uno de estos países ha visto a su moneda perdiendo valor y la soberanía de sus democracias comprometida al imperialismo de las altas finanzas (para más información sobre este tema, vea nuestro dossier N7, una entrevista con el profesor Prabhat Patnaik sobre las guerras comerciales y las finanzas). Existen pocas salidas disponibles a lo que parece ser una crisis interminable, una crisis que se alimenta de crisis y genera nuevas crisis. Se adquirirán más préstamos en dólares para pagar las obligaciones urgentes del servicio de la deuda, lo que empeorará la deuda y prolongará la crisis durante unos meses. Hay pocas expectativas de que las exportaciones crezcan a un ritmo tal que sus ganancias puedan cubrir la deuda. La teoría del desarrollo ha sido reducida a una expectativa teológica de que el crecimiento orientado a las exportaciones pagaría la inversión extranjera directa. Aquellos que continúan depositando sus esperanzas en el crecimiento basado en las exportaciones son tan ilusos como los que creen que la tierra es plana.

Valdría la pena que los ministros de finanzas de Argentina, India y Turquía dejaran de trabajar algunas horas y leyeran la excelente evaluación de Eric Toussaint sobre las restricciones impuestas a Grecia por el imperialismo de las altas finanzas. Touissant, del Comité para la Abolición de la Deuda Ilegítima (CADTM) observa cuidadosamente el reducido espacio para políticas públicas producido por el Banco Central Europeo y el FMI, los bancos privados y los gobiernos de Occidente. El gobierno liderado por Syriza se comprometió con estas poderosas entidades, lo que hizo imposible que Grecia salga efectivamente de su interminable crisis. La situación de Grecia es una lección objetiva para Argentina, India, Turquía y otros países de ingresos medianos. Es su pasado y su futuro.

Estén atentos al dossier de nuestra oficina de Buenos Aires del Instituto Tricontinental de Investigación Social sobre la crisis argentina. Será lanzado en noviembre.

Hoy es el Día Internacional de lxs Desaparecidxs. Un día atrás, caminaba por la Plaza de Mayo, que está frente a la Casa Rosada, la sede del gobierno de Argentina. Es aquí donde las madres y abuelas de los desaparecidos continúan marchando, buscando desesperadamente a sus hijxs y nietxs que fueron asesinadxs por la Junta Militar entre 1976 y 1983. Muchas de ellas aún no saben nada sobre el destino de sus familiares, en su mayoría activistas de izquierda que dedicaron sus cortas vidas al bienestar de la clase trabajadora, el campesinado y lxs excluidxs. Entre ellos, el escritor Rodolfo Walsh, que escribió una poderosa carta abierta a la dictadura en su primer aniversario.

Estaba leyendo la carta de Walsh cuando me enteré de que la policía de Pune (estado de Maharashtra, India) había arrestado a cinco personas consecuentes, patriotas de los pobres de la India, por crímenes no especificados. Hay algo surrealista en estas detenciones, tan surreal como el arresto de Shahidul Alam en Bangladesh y Dareen Tatour en Israel. En la Corte Suprema de la India, el magistrado DY Chandrachud dice de estas detenciones «El disenso es un valor que asegura una democracia, si no se permite una válvula de seguridad, la olla de presión estallará». Este es el poder judicial hablando. Los gobiernos no creen esto, creen, en cambio, que cualquiera que ayude a organizar la ira de las personas es antinacional y por lo tanto, sedicioso. Inspirándome en Walsh, escribí de el marchitamiento general del espacio para la acción democrática.

El desplome económico no se puede detener con un cuchillo en la garganta de un militante de izquierda o una prueba nuclear u otro viaje al extranjero del primer ministro itinerante. Lo que puede cambiar realmente la discusión es que cada hogar de India con un televisor sea transfigurado por lo que parece ser una serie de arrestos totalmente falaces.

Uno de los arrestadxs, el periodista Gautam Navlakha, escribió una nota que sugería que su arresto y el de sus compañerxs, fue apenas una «estratagema política de este gobierno vengativo y cobarde contra la disidencia política». Estas son palabras valientes. Gautam termina su nota con un poema de Shailendrea (traducido del hindi por Surangya).

Tu zinda hai toh zindagi ki jeet par yakeen kar

Agar kahin hai swarg to utaar la zameen par

Yeh gham ke aur char din sitam ke aur char din

Yeh din bhi jayenge guzar

Guzar gaye hazar din

Tu zinda hai

Mientras estés vivo, cree que la vida será victoriosa

Si hay un cielo en alguna parte, créalo aquí en la tierra.

Los días de penas están contados, los días de injusticia están contados.

Esos días también pasarán, como mil días antes de ellos.

Estás vivo.

 

En la imagen de arriba, Gautam sonríe mientras es conducido por la policía.

El 21 de diciembre de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Resolución 65/209 que expresa la profunda preocupación de las naciones miembros de la ONU por las desapariciones forzadas o involuntarias de personas en todo el mundo por parte de los gobiernos. La resolución acogió el Día Internacional de los Desaparecidos, que comenzó a conmemorarse el 30 de agosto por iniciativa de la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos Desaparecidos. El grupo se formó en una reunión en Costa Rica en 1981, en tiempos en que las «guerras sucias» en Centroamérica desgarraban el corazón de sus sociedades. Era también la época de las dictaduras militares en Sudamérica.

En Turquía, las Madres de los Desaparecidos (Cumartesi Anneleri) hicieron su protesta semanal número 700 contra la desaparición de sus niñxs. La imagen arriba es de Arat Dink, el hijo de periodista turco armenio asesinado Hrant Dink. Mientras la policía se aproxima para detenerlo, cuatro parlamentarios del HDP (el partido de izquierda kurdo) lo rodean. No permitieron que desaparezca.

Las detenciones de los escritores y abogados indios tuvieron lugar días antes del 30 de agosto.

El mismo día, en Buenos Aires, multitudes masivas se congregaron, a pesar de la lluvia, para protestar por los ataques a la educación y la caída del peso. A un corto recorrido en metro de las protestas está un ex centro de detención y tortura, donde 5.000 militantes de sindicatos y del movimiento estudiantil fueron llevados en los años de la dictadura militar. El lugar ahora es un museo. La última vez que estuve en Argentina, conocí al escritor uruguayo Eduardo Galeano, quien me preguntó si había conocido la Escuela de Mecánica de la Armada. Me tomó más de una década visitar este museo de la tortura. Por favor lean mi diario de la visita aquí. La imagen a continuación es un tributo del Instituto Tricontinental de Investigación Social a nuestro querido amigo Eduardo Galeano. Fue Galeano quien escribió, con amargura, que «Desde nuestras tierras, los dueños del poder hacen aportes universales al progreso de los métodos de torturas, las técnicas del asesinato de personas y de ideas, el cultivo del silencio, la multiplicación de la impotencia y la siembra del miedo».

Arriba la foto que le tomaron a una militante luego de su primer interrogatorio. Ella mira a la cámara. Es valiente. Mientras se cierra el obturador, ella levanta su puño desafiante. Su destino es claro. Será asesinada. No sabemos su nombre. «Su valentía», escribo en mi diario «es una señal a través del tiempo para todxs nosotrxs. Mientras resistas, no estás derrotadx». Esta última frase es del marxista libanés Mehdi Amel, que fue asesinado el 18 de mayo de 1987.

Cordialmente,

Vijay

Por favor, visiten nuestro sitio web. Tenemos allí una gran cantidad de material, incluyendo los boletines anteriores en español, inglés, francés y portugués. También pueden suscribirse al boletín allí.

<Francés> Pour lire en français, cliquez ici

< Portugués> Leia em Português aqui