Estimados amigos y amigas,

Lula, ex presidente de Brasil ha estado viajando por el país luchando por su reelección en octubre de este año. Su caravana “Lula por Brasil” es parte de su campaña para ser reelegido por el Partido de los Trabajadores. Lula está liderando las encuestas. La oligarquía intentó negarle el derecho a postularse para el cargo a través de acciones jurídicas. Pero la élite no ha tenido éxito. Lula sigue en la contienda. Esta semana, la caravana de Lula pasó por Paraná y fue alcanzada por balas. No es la primera vez que los defensores de Lula han sido atacados. Si la oligarquía no puede parar a Lula en los tribunales, está intentando pararlo mediante intimidaciones. Pero el antiguo sindicalista no se inmuta. De hecho, está motivado para luchar con aún más fuerza. Escribí un informe sobre la situación actual en Brasil, incluyendo un comentario breve sobre el intento de silenciar a Lula. Pueden leerlo aquí.

El ataque contra Lula es un problema mucho más amplio. La democracia está bajo una amenaza seria, no por dictaduras o golpes necesariamente, sino por amago. El libro de la profesora Nancy Maclean de Duke University, Democracia en cadenas (Democracy in Chains en inglés) describe cómo la oligarquía de los Estados Unidos ha usado su dinero y su ingenio para constreñir los procesos democráticos, al usar la ley para socavar a los sindicatos y al negar al pueblo su derecho a votar. Al mismo tiempo, esta oligarquía ha avanzado una agenda para privatizar una gran parte de la vida social (desde la educación al sistema médico) y hacer que los individuos sean responsables por los bienes sociales vía deudas y desesperación. Ha quedado cada vez más claro que no se puede sostener la contradicción entre democracia y capitalismo.

En agosto de 2016, Martín Wolf escribió en Financial Times, “la democracia es igualitaria. El capitalismo es inequitativo, por lo menos en términos de resultados.” Wolf, comentarista económico principal del Financial Times, escribió que “si se va a sostener la legitimidad de nuestros sistemas políticos democráticos, la política económica se tiene que enfocar en el fomento de los intereses de la mayoría, no de unos pocos”. Esta es precisamente la dirección opuesta a las tendencias económicas. Las políticas benefician a unos pocos, no a la mayoría. Es lo que ha abierto la herida entre la democracia y el capitalismo.

Lula representa el corazón de los pobres en Brasil. Es por las políticas del Partido de los Trabajadores que el hambre empezó a alejarse. Y ahora ha vuelto. El pueblo hambriento quiere el retorno de las políticas de Lula. Es lo que exige la democracia. Pero la oligarquía no quiere que vuelva. Quieren disfrutar sus ganancias. Preferirían poner a la democracia en cadenas que entregar sus fortunas. Martin Wolf quiere las dos cosas. No va a poder quedarse con el pastel y comérselo. Tenemos una decisión en frente.

La política de los poderosos es desconcertante. Trump decidió presionar por nuevos aranceles para el acero y el aluminio, y probablemente también para los productos chinos. ¿Productos chinos? ¿Existe tal cosa? ¿No son la mayoría de los productos chinos importados a los Estados Unidos y fabricados en una cadena global de mercancías, incluyendo dentro de los Estados Unidos? Si es el caso, la política arancelaria de Trump tendrá un impacto en los fabricantes dentro de los Estados Unidos. También perjudicará a las empresas minoristas monopólicas de Estados Unidos, como Wal-Mart, que han intentado bloquear los aranceles. El mundo de las políticas públicas es un desastre. Los poderosos no tienen una manera simple de responder a la angustia general de millones. La desigualdad de ingresos y el sufrimiento social son las condiciones de nuestro tiempo. Los aranceles de los Estados Unidos no resolverán los problemas básicos planteados por la globalización. En el número actual de Frontline, tengo una breve nota sobre las contradicciones de la política de Trump. Pueden leerlo aquí.

El esquema general del informe sobre Trump y sus aranceles toma del primer documento de trabajo del Tricontinental, En las ruinas del presente. Espero que hayan podido descargarlo y leerlo, lo cual pueden hacer aquí. (Estamos agradecidos a Monthly Review por publicar el documento de trabajo entero en su sitio web).

La imagen arriba es de la artista china Lui Bolin, quien usa una técnica ingeniosa para plasmar la desaparición de personas. Esta obra de 2006 se llama “Obreros despedidos” y destaca seis obreros de fábricas de la Zona de Arte 798, en el pueblo de Suoika, Beijing.  Están pintados con los colores del fondo. Están parados ahí, son una sombra de los edificios. Esta instalación captura la realidad social de cientos de millones de personas; a simple vista, pero desaparecidos.

Hay una canción antigua de Bob Marley sobre “la situación real”, sobre la “guerra de nación contra nación”. La futilidad es la atmósfera de esta canción de Marley. “Nadie los puede parar ahora.”

Lo parece. Las guerras en Siria y Yemen continúan. Los comerciantes de armas siguen con sus ventas y continúan logrando ganancias enormes. El mundo ha adquirido un aire de crueldad.

Más evidencia de esto emerge cuando Trump ensambla su gabinete de guerra, liderado por John Bolton, quien ve la guerra como la solución para todos y cada uno de los problemas. ¿Podrá Bolton diseñar la guerra contra Irán que ha deseado durante décadas? Los iraníes no solo piensan. Ellos entienden la guerra. La pintura de arriba es del pintor iraní Khosrow Hassanzadeh. Luchó en la brutal guerra Irán-Iraq (1980-88). Hassanzadeh era un adolescente cuando fue al campo de batalla. Su arte capta lo horrendo del conflicto. Bolton nunca ha estado en un campo de batalla. Su guerra significa el bombardeo aéreo de Irán. Los iraníes sufrirán los caprichos de Bolton. Él nunca necesitará siquiera oler el olor acre de las bombas.

Es importante prestar atención a lo que pasa cuando la potencia total de la fuerza aérea de Estados Unidos se usa contra una ciudad. Durante la guerra contra ISIS en Mosul, Estados Unidos dejó caer una cantidad inmensa de artillería en esta ciudad. Naciones Unidas ahora estima que el bombardeo dejó ocho millones de toneladas de escombros—tres veces más que el peso de la Gran Pirámide de Giza. No se sabe cuánto de aquello son escombros tóxicos. Deberíamos tomar en cuenta que cuando EE. UU. atacó Fallujah en 2004-4005, usaron uranio empobrecido. Investigaciones muestran que el impacto que tuvo la radiación sobre la población fue peor que en Hiroshima, donde EE. UU. dejó caer una bomba nuclear en 1945. Esto es lo que significa ser bombardeado por EE. UU. en nuestra época.

Es lo que Bolton y el resto del gabinete de Trump quieren hacer con Irán. Mi columna Travesías radicales (Radical Journeys en inglés) en Newsclick trata del ascenso de Bolton, de como los europeos quieren apaciguar a Trump y su administración, y lo que esto significa para Irán. La pueden leer aquí.

Europa está lista para rendirse ante Trump. Me hace pensar en una carta recién publicada en The Economist, en la cual un corresponsal escribe, “Sugiero que Europa Occidental debería ser el próximo sujeto de su página de obituarios.”

He estado pensando mucho sobre las fotografías tomadas por nuestro miembro principal P. Sainath unos años atrás, de mujeres trabajando en los campos de India. Fueron parte del proyecto extensivo de Sainath que documentó el trabajo rural, que forma parte del maravilloso Archivo del Pueblo de la India Rural (People’s Archive of Rural India en inglés, o PARI). A lo largo de estos últimos meses, el Sindicato de Campesinos de toda India (su nombre en ese país es All-India Kisan Sabha) ha encabezado algunas luchas importantes en Rajasthan y en Maharashtra. Otras luchas están germinando. El campo continúa luchando por la libertad humana. No se ha dejado enjaular por la política y las aspiraciones neoliberales. Otros sueños motivan a estos campesinos y trabajadores agrícolas. Los pequeños agricultores producen el 70% por ciento de los alimentos del mundo. Su producción es esencial para lo sostenibilidad del planeta. Han establecido un indicador para su dignidad.

El la edición actual de Economía y política semanal (Economic and Political Weekly en inglés), hay un informe detallado sobre la situación de la lucha campesina en el mundo. Rémy Herrera (Francia) y Lau Kin Chi (China) han escrito este artículo que vale la pena leer, lo pueden encontrar aquí. Lo recomiendo encarecidamente.

Por favor visiten el sitio web del Tricontinental. Nuestro equipo está preparando una serie de dossiers. Ya hay dossiers disponibles que tratan sobre la Península de Corea y sobre las ciudades sin agua. Pronto podrán encontrar dossiers sobre Siria y la crisis agraria. Saldrán una vez por mes. Siempre son fáciles de leer, bien diseñados, y hechos para compartir con sus amigos, estudiantes, militantes, y vecinos.