Las luchas en todo el mundo hoy invocan un proverbio de África occidental: si crees que eres demasiado pequeño para hacer la diferencia, no has pasado la noche con un mosquito. Nuestro boletín es un homenaje a nuestra tribu de mosquitos, lxs campesinxs de la India que piden la condonación de sus deudas,  el movimiento feminista en Argentina que exige aborto legal y seguro. Ser un mosquito en el mundo de hoy no es tarea fácil, como hemos visto con el reciente intento de asesinato del presidente venezolano, Nicolás Maduro, el encarcelamiento del periodista Shahidul Alam en Bangladesh y el bombardeo de escolares en Yemen. Para más información, lean nuestro boletín de noticias aquí.

LEA MÁS

No se puede considerar a Trump y sus políticas aisladamente de la crisis. Trump prometió «hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande». Quiere resolver la crisis en Estados Unidos, causada por el neoliberalismo, sin violar su característica principal, que es la libre movilidad financiera global. En el Instituto Tricontinental de Investigación Social, nos hemos preguntado sobre la naturaleza esencial de estas «guerras comerciales» que se han desatado entre aliados clave. Nos dirigimos a Prabhat Patnaik, profesor emérito de la Universidad Jawaharlal Nehru (JNU) en Nueva Delhi, India, para solicitar su contribución.

Las mujeres que fabrican bidis (cigarros delgados envueltos en hojas) en Solapur, una ciudad en el estado de Maharashtra, en India, solían vivir en barrios marginales, en pequeñas chabolas alquiladas. La Central de Sindicatos de la India (CITU) las organizó y lideró una prolongada lucha para construir casas para ellas y sus familias. El resultado: el gobierno se vio obligado a asignar fondos para el efecto y se construyeron 15.000 casas para las trabajadoras. Actualmente se están construyendo otras 30.000 más para trabajadores del sector informal de diversas industrias. Los movimientos populares, con su lucha unitaria y sostenida, están creando una ciudad propia para las y los trabajadores de Solapur.

En las ruinas del presente traza los desafíos planteados por la globalización y lo que esos desafíos producen para nuestra sociedad. El primer intento por abordar los problemas de la globalización fue el neoliberalismo. Falló. Luego vino el populismo de derecha, que se expresa en términos estrechos y de odio. También va a fallar. La izquierda está debilitada, descompuesta por la globalización. La necesidad del momento es que la izquierda se recomponga, que se transforme en una fuerza vital para la humanidad frágil.