Cuando la Corona Británica se apoderó del subcontinente indio, el robo de su riqueza se convirtió en algo rutinario. Gran Bretaña tomó dinero indio, hizo de Inglaterra uno de los lugares más ricos del mundo y dejó a la India desamparada. La riqueza india se utilizó como pago inicial para el desarrollo de Inglaterra. Toda la Revolución Industrial en Inglaterra -que se estudia por sus avances tecnológicos- fue financiada por este robo a la India y por la trata de esclavxs del Atlántico. Los pueblos de África, Asia y América financiaron la tecnología de Europa. Es la riqueza africana, asiática e indígena americana la que ha permitido que las universidades europeas prosperen y que los estudiantes europeos logren sus avances. Dentro de la máquina de vapor de James Watt está la sangre de un trabajador esclavo de las plantaciones africanas y la de un campesino indio hambriento. Condenar al imperio británico es cuestionar los grandes beneficios de los que goza la Gran Bretaña actual debido a la riqueza robada a la India. No hay duda de que Gran Bretaña -una isla tan pequeña- no habría sido nada sin su historia imperial. Cuestionar al Imperio significa cuestionar la travesía de Gran Bretaña hasta llegar a su situación actual. Cien años después de la masacre de Jallianwalla Bagh (Amritsar, 13 de abril de 1919), que impulsó al pueblo indio a la lucha por la libertad, hacemos un llamamiento al gobierno británico y a Europa en general para que recuerden y reconozcan esta historia con el fin de tener una actitud hacia el mundo en el que vivimos que refleje la realidad del pasado y la compasión que esto requiere; para que descolonicen sus mentes tanto como las estructuras que siguen reproduciendo pobreza e indignidad.

LEA MÁS

 

En las ruinas del presente traza los desafíos planteados por la globalización y lo que esos desafíos producen nuestra sociedad. El primer intento por abordar los problemas de la globalización fue el neoliberalismo. Falló. Luego vino el populismo de derecha, que se expresa en términos estrechos y de odio. También va a fallar. La izquierda está debilitada, descompuesta por la globalización. La necesidad hoy es que la izquierda se recomponga, que se transforme en una fuerza vital para la humanidad frágil.

La globalización y sus alternativas presenta la evaluación de Samir Amin del concepto de globalización, así como su concepto de “desconexión”; es decir, como el Tercer Mundo puede obligar al imperialismo a aceptar sus condiciones e impulsar sus propias políticas. La perspectiva de Amin nos ayuda a comprender la crisis actual del capitalismo e imaginar un mundo basado en una agenda del pueblo, internacional y multipolar, en lugar de una impulsada por el capital global.

Este dossier traza la historia de la producción gráfica en el periodo posterior a la Revolución Cubana, particularmente a través de la Organización de Solidaridad de los Pueblos de África, Asia y América Latina (OSPAAAL). Entre las herencias de la Revolución se encontraba un sistema bien desarrollado de medios de comunicación de masas y mano de obra capacitada en Estados Unidos. De la noche a la mañana, estos expertos publicitarios y los chicos de las escuelas de arte se convertirían en artistas gráficos de la Revolución Cubana. Como artistas de la Revolución Cubana se vuelve imperioso para lxs trabajadorxs culturales de hoy en día aprovechar lo que sabemos en orden de soñar y construir un mundo que no sólo es posible, sino necesario.